Seguimos ampliando las claves para reducir la huella de carbono y en esta ocasión nos vamos a centrar en cómo elegir un transporte más sostenible, aplicando sencillas pautas vas a ver mejoras tanto en el medio ambiente como en tu salud y economía.

¿Has observado que las palabras ecología y economía tiene el mismo prefijo? al aplicar un estilo ECO, tanto en tu vida como en tu empresa, todas las áreas se ven benefician, así como también lo hace el planeta.

 

Las acciones encaminadas a reducir la huella de carbono, además de tener beneficios ambientales, generan un ahorro económico, un impacto positivo para el planeta y para el bolsillo, invertir en la naturaleza tiene su recompensa.

 

¿Cómo priorizo para que mis desplazamientos sean más sostenibles? Te lo vamos contando…

Primero, si tienes la posibilidad de desplazarte caminando, elige esta opción, son todo beneficios y además el viaje es gratis ¿sabías que caminar es uno de los ejercicios más completos?

Claro que quizá no sea posible esta vez, pero ¿te has planteado la bicicleta o similar como otra opción alternativa? puedes ahorrarte el ir al gimnasio al elegir utilizar este tipo de medio, además al hacer ejercicio los beneficios para tu salud no tienen precio, pero si un gran valor para ti y el medio ambiente.

 

La actividad física mejora tu salud y calidad de vida, además reduces las emisiones, la contaminación del aire y el ruido.

 

¿Has descartado desplazarte por tus propios medios en esta ocasión? hay otras opciones como utilizar el transporte público, puedes aprovechar el trayecto para leer, escribir, relajarte, disfrutar del paisaje… en fin “déjate llevar”.

¿Para ir a ese lugar tienes que desplazarte en coche? Si estás pensado en adquirir un vehículo puedes optar por las opciones más eficientes, para que el trayecto sea más sostenible ¿has valorado compartir el coche con más personas?.

Si utilizas el automóvil en tus desplazamientos por ser la única alternativa ¿sabes que existe la conducción eficiente? Por término medio, se emiten más de 2,5 kg de CO2 por cada litro de combustible “fósil” que consume el motor de un automóvil, estas emisiones se pueden reducir al aplicar sencillas pautas, un breve resumen:

 

Evita el exceso de velocidad, aumenta el consumo y las emisiones, a velocidades superiores a 120 km/h, el consumo es un 30% mayor que a 80 km/h. En automóvil, las marchas largas son las más adecuadas desde el punto de vista de ahorro y emisiones. Al viajar solo en un automóvil, produces tres veces más CO2 por kilómetro recorrido, que si lo haces en tren.

 

Es sencillo, se trata de minimizar el uso de vehículos que utilizan combustibles fósiles, así que solo tienes que aplicar el siguiente filtro antes de tomar el camino:

 

  1. Ves andando o en bicicleta.

  2. Utiliza el transporte público en lugar del coche siempre que puedas.

  3. En caso de solo tener la opción de utilizar el coche, comparte el automóvil con otras personas y…

  4. Elige siempre la conducción eficiente.

 

No te pierdas la próxima entrada en la que te vamos a contar de forma ampliada más claves para reducir la huella de carbono, apúntate a los beneficios para ti y para el planeta.

Puedes visualizar y descargar un resumen de algunas claves para reducir tu huella de carbono recopiladas en formato ebook pinchando en la imagen:

 

También puedes inscribirte para recibir las publicaciones en tu correo accediendo en la sección de novedades.

 

 

Si estás interesado en conocer más o calcular el impacto de tu organización estás invitad@ a dar un paseo por Huella de Carbono

 

 

 

2069 View