En la entrada de transporte sostenible una de las soluciones que planteamos al utilizar un vehículo en los desplazamientos, es elegir la conducción eficiente y aquí vamos a explicarte en detalle en qué consiste.

El transporte ya sea de mercancías, pasajeros o bien la movilidad de personas, es uno de los sectores que más emisiones genera a la atmósfera, así que si eres de los que conduce, ¡Esta entrada te interesa!

Son técnicas sencillas que ayudan a conducir de forma más eficiente, generando un ahorro de emisiones y también de consumo, ya lo sabes:

 

¡Invertir en la naturaleza tiene su recompensa!

 

Este estilo de conducir además ofrece beneficios para ti y para los que te acompañan en el viaje, al mejorar el confort, aumentar la seguridad y la fluidez en la conducción.

Para que vayas entrando en materia, imagina que llevas a un niño que duerme plácidamente o un bebé y que durante el trayecto, el objetivo es que mantenga ese estado de serenidad, pues bien esa es la sensación que tienes que mantener al volante aunque viajes solo o con personas adultas ¿lo captas?

 

La sostenibilidad sea en la forma que sea genera equilibrio y armonía.

 

Una vez alcanzado el grado de serenidad necesario para el trayecto, te mostramos algunas claves para hacer tu conducción más eficiente y pasar a un estilo de conducción en modo más sostenible y confortable:

 

⇒ Circula en la marcha más larga posible y a bajas revoluciones (motores diesel entre 1500-2000 rpm en motores gasolina entre 2000-2500 rpm) el consumo y emisiones disminuyen al circular con marchas largas.

⇒ Mantén la velocidad uniforme y moderada, busca fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.

⇒ En los procesos de decelaración, levanta el pie del acelerador, frena con suavidad y antelación para reducir la marcha lo más tarde posible.

⇒ Con una marcha engranada y sin pisar el acelerador el consumo es nulo.

⇒ En paradas superiores a 1 minuto se recomienda parar el motor.

⇒ Planifica la ruta más adecuadas antes de iniciar el trayecto.

⇒ Realiza un buen mantenimiento del vehículo.

⇒ Evita sobrecargar el vehículo: llevar más peso del necesario o no distribuir adecuadamente la carga incrementa el consumo.

⇒ Elige neumáticos eficientes: las ruedas son responsables de hasta el 20% del consumo. Su falta de presión aumenta el gasto, algunos coches nuevos cuentan con sensores de presión. Se recomienda usar neumáticos de calificación energética A, que ahorran medio litro de combustible por cada cien kilómetros en un coche

 

¿Qué vehículo elegir? las calificaciones energéticas A, son los vehículos más eficientes, algunos modelos indican el momento óptimo del cambio de marchas y paran el motor cuando se detiene el vehículo. La mejor opción es sin duda evitar la utilización de vehículos que consumen combustibles fósiles y optar por los eléctricos, más ecológicos y silenciosos.

 

 
Beneficios:

 

  1. Es un estilo de conducción que mejora el confort

  2. Aumenta la seguridad

  3. Disminuye el consumo energético, la contaminación ambiental y acústica

  4. Reduce además los costes de reparaciones.

 

Con la conducción eficiente se obtienen unos ahorros medios de carburante del orden del 20-25% y una reducción de emisiones de CO2 en la misma proporción.

La contaminación acústica también disminuye: un coche a 4.000 revoluciones por minuto hace el mismo ruido que 32 coches a 2.000 rpm.

Fuente: IDAE

 

 

Puedes visualizar y descargar un resumen de algunas claves para reducir tu huella de carbono recopiladas en formato ebook pinchando en la imagen:

 

Si estás interesado en conocer más o calcular el impacto de tu organización estás invitad@ a dar un paseo por Huella de Carbono

 

 

 

 

 

2182 View