En una entrada tratamos la sostenibilidad en la empresa de una forma global, en esta ocasión el enfoque es más concreto ¿qué acciones puedo poner en marcha para ser una organización más sostenible y responsable?

Una de las herramientas que está dando excelentes resultados es la medición de la huella de carbono y la aplicación de un plan de medidas de reducción, por un lado se consigue un incremento de los beneficios al utilizar los recursos de forma más eficiente, y por otro, tanto la organización como los empleados se involucran en la cultura de la sostenibilidad, además de incrementar su valor de cara a los clientes y a la sociedad.

 

Invertir en Sostenibilidad es invertir en futuro

 

El funcionamiento es sencillo, se recogen datos de la empresa durante un periodo determinado y se realizan cálculos para obtener un resultado que indica de forma cuantificada la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero que genera la actividad, pero lo realmente importante es el proceso de aplicación de medidas en la organización, estas serían algunas de las claves para obtener resultados óptimos:

 

〉 Acotar los límites temporales y espaciales de la organización que se quieren analizar y realizar el cálculo con datos obtenidos de forma transparente y veraz, que se puedan contrastar.

〉 Plantear objetivos de reducción a medida de la empresa, que sean realistas y establecer plazos, designar un coordinador y definir presupuesto si es necesario.

〉 Periódicamente es conveniente hacer seguimiento de los objetivos y cómo va su puesta en marcha.

 Ofrecer formación e información a la plantilla de todo el proceso, prestar especial atención al feedback y las propuestas que vayan surgiendo del personal.

 Cuando la entidad es de tamaño medio-grande, además de las áreas de dirección y coordinación de la empresa, es necesario implicar de forma más activa a los mandos intermedios para que propongan mejoras y las dinamicen entre los trabajadores haciéndoles partícipes.

〉 Realizar un análisis de la evolución y actualizar las medidas periódicamente, para valorar lo que funciona y lo que es necesario mejorar y cómo hacerlo.

Comunicar primero de forma interna y posteriormente externamente, tanto las acciones como los logros que se van alcanzando en la organización.

 

Lo que en realidad se consigue es integrar la sostenibilidad en la empresa en los ámbitos:

 

Económico: al utilizar mejor los recursos, aumentas el nivel de eficiencia y reduces los costes, incrementando el beneficio.

Ambiental: al ser más eficiente y disminuir las emisiones de gases efecto invernadero eres en una empresa comprometida y responsable con el planeta.

Social: al implicar de forma activa a la plantilla en el desarrollo sostenible y también al entorno (proveedores, clientes y comunidad) haciendo público tu compromiso, eres un ejemplo de transparencia, liderazgo y responsabilidad social.

 

Como toda herramienta, es fundamental utilizar e implantarla de forma adecuada y a medida para cada entidad, es sencilla de aplicar si se sabe utilizar, obteniendo además beneficios de valor, esos que no tienen precio pero marcan la diferencia.

 

 

Pincha en la imagen para visualizar algunas claves para reducir la huella de carbono sencillas de aplicar tanto en la empresa como en el hogar recopiladas en formato ebook:

¿Quieres que tu empresa sea más sostenible? Contacta con nosotros y te asesoramos.

Si quieres conocer más estás invitad@ a dar un paseo por Huella de Carbono

 

2473 View